Relación con el Disñador

Para que el trabajo de diseño salga bien es indispensable que se cultive una buena relación con el diseñador que contrate. Usted y él deben formar un equipo que trabaje codo a codo. El trabajo de diseño requiere necesariamente de la participación activa del cliente. Esto, no obstante, no quiere decir que usted deberá abandonar sus obligaciones personales y labores, en absoluto. Lo que quiere decir es que usted deberá comprometerse con el trabajo, responder clara y rápidamente las propuestas del diseñador, acercarle una idea base comprensible, clara y precisa, etc.

Para ayudar a que esta relación sea la correcta expondremos una serie de errores comunes que deberán ser evitados y superados. Recuerde que la relación con el diseñador es el punto más importante del trabajo de diseño: sí, es más importante que el diseño que usted invierta (mucho dinero con una relación negativa resulta en un trabajo mediocre, poco dinero en una relación constructiva resulta en un trabajo muy aceptable). Claro que están las variantes extremas como poco dinero y mala relación y mucho dinero y una buena relación. Pero mejor empecemos por lo más sencillo.

Cuando el cliente no escucha al diseñador y quiere que él “dibuje” las ideas exactas que se le indican. Este problema surge por falta de experiencia en asuntos de diseño. El diseñador es mucho más que un dibujante, es una persona que trae consigo experiencia y creatividad y no explotar estas cosas es absolutamente negativo. Esto sumado a que muchos diseñadores se sienten incómodos reproduciendo indicaciones extremas resulta en un trabajo desastroso. Lo que debe lograrse es que el cliente sea muy preciso en las indicaciones y que siga el trabajo de cerca para lograr el objetivo que desea pero sin que esto obstaculice el trabajo de creación y experimentación del diseñador. En caso contrario estamos haciendo un mal uso de una relación que podría ser mucho más constructiva.

Cuando el diseñador no escucha al cliente. Por el otro lado tenemos el caso contrario: cuando la soberbia del diseñador desestima la opinión del cliente por considerarla poco versada en el asunto del diseño. Si bien es cierto que los clientes no saben mucho de diseño, es justamente por eso que contratan a alguien para que haga el trabajo. El diseñador que no escucha al cliente sólo pone piedras en el camino por el cliente sólo rechazará los proyecto que él presente. Lo importante es que el cliente se informe lo suficiente de las cuestiones de diseño para que pueda entablar una conversación informada con el diseñador mientras que el diseñador deberá aprender a escuchar y sacar lo mejor de las propuestas del cliente (aconsejándolo cuando haga falta y ejecutando sus indicaciones cuando sea conveniente).

Si el cliente utiliza los programas de diseño se está entrometiendo en la labor del diseñador. Sólo el diseñador puede manejar los programas de diseño, para eso se lo contrata. Que el cliente empiece a diseñar sólo obstaculiza el trabajo porque el diseñador pierde mucho tiempo en reparar el diseño del cliente para que se vuelva aceptable. Solo en casos de suma necesidad el cliente puede ponerse a diseñar.

Si el diseñador no puede trabajar sin indicaciones constantes del cliente, hay que resolver rápidamente ese problema. Puede suceder que el diseñador se sienta inseguro o que el cliente no permita que aquél tenga la libertad necesaria para hacer su trabajo. En cualquier caso se está perdiendo de la imaginación, creatividad y potencia experimentadora del diseñador. En caso de que el cliente no permita libertad al diseñador éste deberá explicar le que sin esa facultad el trabajo no puede ser realizado correctamente y que darle libertad no es perder el control del trabajo sino todo lo contrario. En caso de que la falta de iniciativa del diseñador se deba a inseguridades personales, el cliente podrá demostrar su apoyo y confianza para que el diseñador se siente seguro y confiado de experimentar y utilizar todo su potencial.

Cuando un cliente exige constantes modificaciones de un diseño está cometiendo un error. Si bien es cierto que el trabajo de diseño consiste en la presentación de bocetos susceptibles de aprobación o rechazo y que los trabajos terminados también pueden ser modificados levemente, el excesivo pedido de modificaciones es un atropello. Muchas veces los clientes no se dan cuenta o creen que hacer un cambio en el diseño es muy sencillo, pero esto es un error: cambiar algo lleva tiempo (a veces mucho tiempo) y las modificaciones son limitas. Algunos diseñadores trabajan acordando un número de modificaciones gratuitas, luego de las modificaciones gratuitas cada cambio tiene un precio. Otros no se molestan en poner un límite pero en este caso es el cliente quien tiene que autorregularse y no excederse en las peticiones de modificaciones del diseño.

Lograr una buena relación con el diseñador asegurará un clima de trabajo muy agradable que se materializará en grandes diseños. Esta relación no es sólo importante en un sentido personal sino que lo es también en un sentido comunicativo. Sabido es que dos personas que se llevan bien se entiendan más fácilmente cuando hablan y éste es un requerimiento indispensable del trabajo de diseño. Ya que diseñar consiste en transformar las ideas del cliente en objetos gráficos es necesario que la comunicación sea muy buena. No es nada fácil entender la idea que una persona tiene en la cabeza y lograr transformarla en un objeto que responda acertadamente a ella. Para que este proceso de trasformación de una entidad abstracta (idea de cliente) a entidad material (Logo) se dé correctamente es necesario crear un punto firme y sólido que permita una comunicación fluida entre las partes con el fin de entenderse y lograr los resultados esperados.

Finalmente, podemos decir que el trabajo de diseño es una aventura para las personas: cuando un cliente se embarca por primera vez en un proyecto de diseño se siente perdido y no sabe por dónde empezar. Ahí comienzan los error y los problemas, pero si usted se informa con lo está haciendo a través de este sitio y si, principalmente, escucha al diseñador que contrata y lograr establecer una buena relación con él, le aseguramos que el trabajo será muy agradable y muy sencillo. Un proyecto de diseño define la identidad de su empresa, usted tiene que estar tranquilo y con toda su capacidad lista para lograr el mejor desarrollo posible. Esto no es un objetivo imposible ni mucho menos: con dedicación, paciencia y esmero el trabajo saldrá de maravilla. A no desesperar que la salida está al alcance de la mano.


Visita nuestras páginas amigas

Company Logo Design

how to design a logo

corporate logo design

http://www.logodesign3.com

diseño de logotipos

Website design and logo design by Log Technology